¡Gung Ho!

Hace un tiempo un amigo me prestó un libro que al comienzo me dejo dudando ya que su titulo es Gung Ho, me anime a leerlo, es verdad que comienzas a leerlo y quieres terminarlo lo antes posible. Lo leí y quede muy contento por tan grandiosa lectura, por esto quiero compartirles lo esencial que es el Gung Ho y para deleitarse de una buena lectura consigan el libro que es una buena guía.

La historia es de un Indio llamado Andy Longclaw que en su lecho de muerte, Peggy Sinclair le prometió al contar la historia de cómo salvo la empresa, los señores Ken Blanchard y Sheldon Bowles fueron los que le ayudaron a Peggy a sacar el libro y dejarnos este mensaje.

A continuación les dejo los tres mensajes más importantes del libro:

El espíritu de la ardilla: TRABAJO QUE VALE LA PENA

  1. Saber que contribuimos a mejorar el mundo.
    •  Es la noción, no el trabajo.
    • Es la forma como el trabajo ayuda a otros, no el número de unidades que pasan por las manos.
    • Resultado: amor propio – una emoción cuyo poder está al mismo nivel que el del amor y el odio.
  1. Todos trabajan hacia una meta compartida.
    • Compartir una meta significa conseguir que la gente la apoye, no anunciarla. La confianza y el anteponer los intereses de los miembros del equipo contribuyen a que las metas sean apoyadas.
    • El gerente establece las metas críticas. El equipo puede establecer las demás. (La gente se inclina más a apoyar las cosas que ha ayudado a crear.)
    • Las metas son mojones que se plantan en el camino hacia el futuro entre el punto donde uno se encuentra y aquél al cual desea llegar. Ayudan a centrar la atención de manera productiva.
  1. Los valores sirven de guía para todos los planes, las decisiones y las actuaciones.
    • Las metas son para el futuro. Los valores son el presente. Las metas se fijan. Los valores se viven. Las metas cambian. Los valores son rocas en las cuales se puede confiar. Las metas ponen a andar a la gente. Los valores sustentan el esfuerzo.
    • Los valores se hacen realidad únicamente cuando usted los refleja en su manera de actuar y en la manera como exija que los demás actúen.
    • En una organización Gung Ho, los valores son el verdadero jefe.

El estilo del castor: EJERCER EL CONTROL SOBRE EL CUMPLIMIENTO DE LA META

  1.  Un campo de juego con un territorio claramente demarcado.
    • Las metas y los valores definen el campo de juego y las reglas del juego.
    • Los líderes definen las posiciones en las que deben jugar los integrantes del equipo, pero deben retirarse del campo y dejar que los jugadores se encarguen del balón.
    • La libertad para asumir el control viene de saber exactamente cuál es el territorio de cada quien.
  1. Los pensamientos, los sentimientos, las necesidades y los sueños se respetan, se escuchan y generan una acción.
    • No es posible tener el control a menos que el resto de la organización brinde su apoyo y no haga pedazos a la persona o a su trabajo.
    • Regla de oro de la gerencia: valorar a los individuos como personas.
    • La información es el guardián del poder. Todo el mundo necesita acceso total y abierto a la información. Los gerentes deben estar dispuestos a entregar las palancas de mando por las cuales han luchado toda la vida. Es difícil ser jefe sin ser mandón.
  1. Capaces pero conscientes del desafío
    • Las expectativas de producción deben estar dentro de las capacidades y las destrezas, pero cuando son demasiado pobres constituyen un insulto.
    • Nada socava más el amor propio que saberse ladrón del sistema, saber que no se está haciendo contribución alguna. Si la gente no puede cumplir con un buen día de trabajo por un salario justo, acaba sintiéndose humillada.
    • El estado de Gung Ho exige dar un poco más: trabajo que exija lo mejor de la gente y le permita aprender y avanzar hacia territorios inexplorados.

El don del ganso: DARSE ÁNIMO MUTUAMENTE PARA SEGUIR ADELANTE

  1. Las congratulaciones, ya sean activas o pasivas, deben ser de VERDAD.
    • Las congratulaciones constituyen afirmaciones de que lo que la gente es y lo que hace es importante y que su contribución es valiosa para culminar la misión compartida.
    • Decirle a la gente que ha realizado un trabajo excelente u otorgar un premio es una forma de congratulación activa.
    • Las congratulaciones pasivas son cosas como hacerse de lado para que un miembro del equipo realice un proyecto delicado, complicado e importante sin ejercer ninguna forma de control o tan siquiera ofrecer un consejo.
    • Las congratulaciones de VERDAD nunca llegan a ser excesivas: son oportunas, en respuesta a algo, incondicionales, entusiastas.
  1. Si no hay puntuación no hay juego, y felicitar por el progreso.
    • En los partidos de fútbol, los aficionados no permanecen mudos mientras la pelota rueda por el campo, esperando un gol para vitorear. Celebre el progreso, no solamente los resultados. La medición (la puntuación) compartida con todos genera emoción.
    • Mientras más hacia la derecha estén las congratulaciones en la escala que aparece a continuación, mejores (más eficaces) son:
      • Programadas => Espontáneas
      • Colectivas => Individuales
      • Generales => Específicas
      • Convencionales => Únicas
    • No se fije más en los problemas y en los culpables (comportamiento de policía) y comience a buscar a los responsables de las cosas que han salido bien (comportamiento de instructor).
  1. E = mc² – El entusiasmo es igual a la misión multiplicada por el circulante y las congratulaciones.
    • Un trabajo que vale la pena y tener el control sobre el cumplimiento de la meta constituyen una misión.
    • Darse ánimo mutuamente es una manera de llenar el trabajo de entusiasmo.
    • El dinero es lo primero porque es preciso satisfacer las necesidades materiales (comida, vestido, etc.) antes de alimentar al espíritu con las congratulaciones.

Sería excelente que las empresas adquirieran este método de trabajo, considero que quienes lo incorporan son de éxito tanto en sus miembros del equipo como en sus productos o servicios.

Gung Ho, Amig@.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *